Érase una vez…

Hola, mi nombre es Maravillas y tengo catorce años. Si, si, igual que la granja de vacas que hay en la Vega de Granada y como la pequeña quesería que también elabora ricos productos lácteos allí mismo. Y es que el abuelo Manolo siempre tuvo un sueño: elaborar productos con su rica leche. Mi abuelo ha cuidado de estas vacas desde que era un niño y heredó la granja de su padre, mi bisabuelo Rafael, que a su vez la heredó de su padre, Manuel y… no se seguir la línea genealógica mas de esto… pero como podéis observar mi abuelo es, hasta donde yo sé, tercera generación de ganaderos. Y no ha sido hasta la cuarta, de

la mano de mi padre, mi madre y mi tía que se ha decidido comenzar este proyecto tan bonito y que tan gratos momentos nos ofrece a todos.

Os confieso que dieron muchas vueltas para encontrar un nombre hasta que decidieron llamarla como una gran mujer que es mi abuela Maravillas de la que yo tengo el gusto de compartir nombre. Pero al final… quedó bonito, ¿verdad?

Es un privilegio para nosotros encontrarnos en plena Vega de Granada donde se vive tan bien y donde nuestros animales pacen tranquilamente y  ¡a tan poquita distancia de la ciudad! Si bajas desde el Hipercor por el camino de Purchil, o por el Camino de Camaura llegarás en unos quince minutos de paseo. Ambos cuentan con “Carril Bici”, lo que facilita el realizar dicho paseo con tus hijos pequeños, abuelos o abuelas.

También puedes bajar a la vega por la orilla del río Genil, desde la zona del Hospital de la Inmaculada, por ahí también puedes dar un agradable paseo pues también cuenta con carril bici o un camino de tierra poco transitado.

Nos encanta que la gente venga a visitarnos y es estupendo ver cómo disfrutan de la vega en sus paseos, corriendo y hasta en bicicleta vienen a visitarnos. Así no contaminamos y el aire de esta zona natural que rodea a la ciudad permanece limpio.

Cuando vienen familias, y el abuelo Manolo se encuentra dando una vuelta a la granja, él les explica todas las cosas, y es que a mi abuelo le encanta contar batallitas ¡como todos los abuelos!. Además de vacas, vais a ver perros, gatos, conejos, gallinas y hasta unos mulos que viven en la granja. Otras veces, cuando están trabajando en la quesería, puedes ver cómo se hace el queso a través de una gran cristalera que hay en la fábrica desde la pequeña tiendecilla que tenemos. Me encanta el olor de la leche cuando está fermentando.

 

Así que ya sabes: si te apetece dar un paseo y visitarnos, vamos a estar encantados de recibiros y así no dejáis de probar unos yogures que están “que te mueres” de buenos y que hacemos al baño María, como antiguamente, que no llevan absolutamente nada que no sea leche y su bacteria correspondiente. Y es que haciéndole caso a la abuela Mara, que dice que todo debe de ser sano y que hay que comer saludable, nuestros quesos y yogures solo tienen cosas naturales.

Bueno, un saludo de Maravillas y os esperamos.

Estamos encantados que nos visites y que nos sigas en las redes sociales

Puedes concertar una visita para un grupo, escuela o empresa. Te hablaremos de nuestra filosofía de vida y de trabajo, te ofreceremos una degustación y poder adquirir nuestros productos a precios de familia.

(+34) 605 869 582
hola@granjamaravillas.com

Abrir chat